Despertar “anormal”

5 02 2010

¡Ding Dong ! – Llaman a la puerta-

Tras apenas tres horas de sueño, al segundo toque del timbre me levanté y fui a abrir. Aún conservaba los ojos nublados y la serotonina en vena, motivos por los que sin saber porqué las siluetas a través de la mirilla me resultaban familiares (simple sugestión matutina).

– Hola Buenos Días, solo será un momento, venimos de la Parroquia San “Equis”.

La puerta estaba entreabierta, y en ella asomaba mi cabeza toda despeinada, sorprendiéndo a las dos buenas señoras.

– Mire, aquí en esta casa todos somos ateos y no… no les voy a hacer perder su tiempo- . Les dije con gran dificultad para pronunciar palabra, pues no hacía ni un minuto que dormía plácidamente.

Claro, ahí queda todo.

En esos instantes estás desprevenida y aunque te consta que tu abuela va a misa cada día, es lo más socorrido que puedes largarle para finalizar su irrupción matutina.

Me senté a desayunar, y entonces, las ideas empezaron a confluir: ¿Y si les hubiera dicho lo que realmente pensaba?

Cerré los ojos por un momento, esperando ver más allá del olor a tostadas y de dí al “replay” de la situación en mi cabeza:

¡Ding Dong ! – Llaman a la puerta-

– Hola Buenos Días, solo será un momento, venimos de la Parroquia San “Equis”.

– ¡Ah! Si, de hecho quería hablar con ustedes.

– Bien, ¿porqué motivo señorita?-  Me preguntaron intrigadas.

– Me bauticé e hice la comunión en vuestra parroquia y llegado a este momento he decidido que ahora mi siguiente paso es apostatar.

– ¿Y eso por qué?

– Es muy sencillo, voy a explicarle mis motivos:

Llevo un tiempo atrás viendo que ustedes, la iglesia católica ,sois defensores de la vida y de las familias “normales” y siento decepcionarles, pero aquí en mi casa no lo somos. Por ejemplo, mis padres están divorciados.

– Bueno hija, para los ojos de dios no es así.

– No se preocupe, hay más. También resulta que soy lesbiana y mi novia también quiere apostatar.

– Si… – La mujer más  mayor no pronunciaba palabra.

– Por eso les digo, que si buscan una familia normal aquí no la van a encontrar. Otra cosa sería si buscan a personas felices. Y además, ¿podría explicarme cuál es su concepto de normal?

– Ehm…

– No piense que son los únicos condicionantes que me alejan de sus doctrinas: sus superiores predican pero sin el ejemplo. Con las riquezas de vuestro magnate “comosellame” con el “númeroquesea”  desde su fumata blanca, podría erradicarse gran parte del hambre. ¿Por qué no venden sus riquezas, sus capas doradas y visten modestamente?

Siento decirles que para hacer el bien por el mundo, no necesitamos más que la buena voluntad de cada cual.

Y déjeme terminar. Quería comentarles que soy estudiante de Ciencias y hace tiempo que la creación dejó para mi de ser un paraíso terrenal, siendo más bien un medio anóxico, habitado por microorganismos, donde las mayores fuerzas eran las tectónicas. En mi génesis no aparecen Adán y Eva, sino organismos fotosintéticos que diversificaron la vida de nuestro planeta desde el agua.

Mis profetas son filósofos, científicos, poetas,etc. ¿Mi vida?, ser feliz haciendo felices a los demás.

Así que señoras, después de mi breve exposición de motivos, me marcho,  a vuestro pesar de acabar con mi libertad, a mi casa “anormal“, de mi familia “anormal“, para seguir con mi “anormal” , pero para mi, feliz y libre vida.

Buenos Días…